jueves, 13 de mayo de 2010

Más sobre San Pedro de Choya

Ha nacido Federico Raúl Vera, un varoncito de 4 kilos; hijo de Fernado Raúl Vera Suasnávar (mi hijo Ferny) y Carolina Torres (mi nuera Caro).
Estamos festejando, por supuesto, ya me tomé un vaso de leche chocolatada y van... Pero esta nochecita voy a llevarle un champán a Ferny, lo terminaremos todito en la sala de espera del sanatorio.
Estoy procurando obtener alguna de sus primeras fotografías para ponerla aquí mismo. Lo mismo voy a publicar esta entrada, aunque no disponga aún de la fotito.
Cuando se entere Federico de todo lo que estoy escribiendo aquí no podrá creer en el paraíso que vivieron sus antepasados santiagueños. Concentrémonos ahora en lo que vine a presentarles. 

Más abajo disponemos de una copia de un artículo publicado en nuestro matutino NUEVO DIARIO de Santiago del Estero, el miércoles 9 de diciembre de 2009 en la sección Interior.

Y para permitirles una lectura cómoda estoy estrenando un flamante sistema OCR (Optical Recognition Character), con el cual e inmediatamente a continuación, transcribo todo su contenido, para evitar que se rompan los ojos intentando leer en la imagen.

A quienes participanmos en este sitio no nos bastan los suspiros. Si no escribes ya un comentario el gatito talibán explotará... ¿tienes alguna duda? Así es que, salvá al gatito, ¡escribí tu comentario!


Más relatos sobre la costosa vida que llevaban algunas familias del pueblo de Choya

San Pedro de Choya parece una postal del pasado. Recorrer el pueblo es como viajar en el tiempo; la quietud y el silencio reinan en el ambiente, pero quedan vestigios del esplendor de otrora, como relatara Nuevo Diario en la edición de ayer. A raíz de la misma, nuevos testi­monios de vecinos se hicieron y contaron sus recuerdos, Edmundo Gómez, comisionado actual de Choya y antiguo po­blador de San Pedro, contó que "La familia Tula Toloza era muy adinerada, vivía del ganado. Para las vacaciones, familiares y amigos se venían de Buenos Aires y Córdoba; por lo que en la casa se preparaban 70 camas. Claro que, además, contaban con una servidumbre de 12 personas".

Suman testimonios del viejo esplendor de San Pedro

Siguiendo su relato comentó que para estas ocasiones se montaba una cancha de tenis, a fin de que los invitados pudie­ran disfrutar del entreteni­miento. Asimismo, llegaban in­vitados de distintas estancias aledañas, por lo que la casona contaba en su parte posterior con un gran pesebrero, para que los caballos descansaran. Gómez destacó que la única vi­vienda con iluminación artifi­cial del pueblo era la de esta fa­milia, y funcionaba a batería que era cargada por el molino. Además, la única heladera (a querosene), era de los Tula. También dijo que "En el bazar había distintos juegos, que se hacían a beneficio del pueblo. Uno de estos beneficios fue la implementación de luminarias a querosene (tipo sol de noche), en las calles del pueblo".
Desafortunadamente, con el tiempo, los jóvenes comenzaron a buscar su futuro en otros lu­gares; y por otro lado, como cuenta Nora Serrano, directora de la escuela, "el pueblo se que­dó atrás al vender la cal sólo en piedra. Además la fábrica que les compraba se trasladó a Ca- tamarca y la gente perdió su fuente de ingresos".

Mejoras a futuro

Si bien San Pedro actualmente no cuenta con agua potable, el comisionado confirmó que pronto se realizará la obra de de red de distribución, desde el acueducto Frías-Choya.

6 comentarios:

RDVS dijo...

Ya conseguí algunas fotitos, ya las puse y por supuesto yo salvé al gatito.

Adrianita dijo...

ajajajja esta divertido el gatito, yo tuve gatitos pero nunca los vesti de taliban ajja...que suerte que se salvo :)

Marcelingui dijo...

Yo tambien quiero salvar al pobre gatito de una muerte innecesaria, jeje.
Si bien en San Pedro de Choya no hay agua potable, recuerdo que me comentaste que en la Estancia Sobremonte contaba con sistemas de agua corriente entre otras comodidades, siendo de lo más novedoso para la tecnología de ésa época.
Me cuesta creer que todo su esplendor se haya esfumado, tan solo por haber "vendido la cal en piedra"... ¿Habrá sucedido algo más qué aún no sabemos?

RDVS dijo...

La Residencia Sobremonte que estuvo en los predios de la Estancia Sobremonte, tení un sistema de agua corriente pero local. Era una comodidad reservada solo para gente poderosa del lugar.
Es en esta residencia donde vivía mi bisabuela Nicéfors Especho Gómez de Agüero. Y esto lo sabemos deduciendo de la lectura de su testamento del que reproducimos una copia en este sitio.

Anónimo dijo...

hola soy de frias. soy nieto de dalmira gomez toloza, familiar de don crisanto gomez. no quiero decir si era sobrina o sobrina nieta, porque tengo que averiguar bien. por lo que veo está un poco olvidado el blog. tengo muchas fotos y arts. de mis abuelos. avisen si les interesa para que publique en su blog. para mi seria un honor.

Anónimo dijo...

hola, soy nestor coronel,hijo de Adan Ismael Coronel falleccido hace 37 años, mi padre hijo de Juan Coronel y Valvina Vanegas, son de Choya y quisiera si alguien pudiera contarme algo, si los conocen... tambien quisiera viajar junto a mi familia y poder conocer el lugar donde nacio mi padre, gracias por ayudarme!

Publicar un comentario

Escribe aquí tu comentario: