lunes, 21 de febrero de 2011

La mansión de la muerte civil

Era una casona bastante parecida a ésta, pero de una sola planta.
Con el tétrico nombre "muerte civil", intento identificar a la suntuosa casona señorial que estuvo ubicada en la calle 9 de julio casi 25 de Mayo, en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia del mismo nombre. 

El predio es fácil de ubicar en nuestra ciudad, porque allí está actualmente funcionando el edificio del Instituto de Obra Social del Empleado Provincial (IOSEP); justo al frente del Nuevo Diario.

La otrora enorme y muy lujosa casona ha sido parte muy significativa de la vida social de la familia Vera-Agüero y de muchas otras emparentadas. Acontecimientos como festejos de cumpleaños, aniversarios y casamientos; han tenido lugar para el deslumbramiento de los asistentes de la época.

Con un jardín de entrada muy parecido a éste.
En el jardín de entrada principal, se exhibían añosas palmeras que mostraban una densa sombra con una presencia dominante entre otros árboles decorativos. Tan imponente era el aspecto desde la entrada. que fue suficiente para hacerme una idea muy clara de lo que debía imaginar en su interior.

Existía un frondoso y enorme gomero (ver foto), dominando la entrada misma al jardín, inmediatamente detrás de las rejas, -me comentaba una antiguo empleado de la farmacia IOSEP. Sí, estaban también las palmeras, pero un poco más atrás.

La entrada de auto se hacia por el mismo lugar que actualmente está construido en el IOSEP; y el auto no era cualquier auto, era un muy lujoso Kaiser Carabela, un "bote" terrestre, del que hablaremos muy pronto, porque merece un capítulo aparte.

Un frondoso 'gomero' había en la entrrada al jardín.
Enormes puertas y portales de madera lustrada (al natural) de alrededor de tres metros de altura, grandes ventanas y ventanales, del techo colgando pesadas y extraordinarias arañas de caireles*.

Mármoles de Carrara, en paredes y pisos. Pisos hechos con baldosas de enorme tamaño, altamente brillantes y pulidos, establecían la alta calidad de sus ambientes distinguidos. Es posible aún hoy observar vestigios de estos pisos en algunos ambientes del IOSEP.

Araña de caireles
Mi memoria está todavía altamente impresionada por el marco de opulencia que esta casona dotaba a todo acontecimiento social que tenía lugar en ella. Todo, por supuesto, expuesto ante ustedes desde un enfoque memorioso de mi mente adolescente a la sazón. Es por ello que, continuar ahora desgranando estos recuerdos, con seguridad, pecará de gruesas y lamentables omisiones.

Voy a solicitar ayuda a mi memoria en esta tarea. Para ello nada mejor que recurrir a la memoria femenina. Se trata de recordar detalles de acontecimientos ocurridos a mediados de la década de 1950, son nada menos que alrededor de 60 años transcurridos ya.

La historia imposible de la casona
Inexplicablemente, hasta ahora, existe una ausencia total de documentos, fotografías o películas relacionadas con esta casona. Y no es que realmente existió solo en mi imaginación. Quienes son mis coetáneos, parientes o nó, saben de su existencia y en su momento también llegaron a conmoverse por su esplendor.

Lo que podamos decir aquí -por lo tanto- solo podrá ser el fruto de la memoria pródiga de 2 o 3 personas (yo y dos mujeres más). Pero estoy seguro que muchos de ustedes sabrán motivarse profundamente y como consecuencia de ello comprometerse conmigo en enviarme fotos escaneadas para mostrarlas aquí. Tengan en cuenta que nunca -pero nunca- les pediré los originales: tan solo será el archivo del escaneo de la foto, o película, o documento, o mueble, o ropa, o lo que fuese... El trabajo de escaneo de fotografías y documentos se hace hoy, en cualquier casa comercial de fotocopiado o imprenta.

Nunca tuve antes la más mínima oportunidad de conseguir alguna fotito sepia que pudiera mostrarnos la fachada real de esta propiedad. Pero soy consciente que esto es sólo el comienzo. Estoy seguro que los parientes poseedores de estas fotos querrán donarlas para que sean mostradas en todo su esplendor aquí.

No es necesario que se identifiquen, si lo que desean es preservar su identidad, solo tienen que enviarme una copia (anónima) del archivo de escaneo de las fotos, cuyos originales tienen que permanecer en su poder. Mándenmelas a la dirección luarev@gmail.com, como un archivo adjunto.

Si alguien necesita ayuda para saber como enviar el escaneo anónimo de material documental, solo tiene que pedírmelo. Le mandaré un mensaje -a vuelta de correo- con instrucciones paso a paso. Sabré mantener en cuidadosa reserva la identidad, por supuesto, eso siempre que deseen mantenerla en reserva; porque no siempre fue así antes.

Parentescos que me tocan
Los parientes reales de los protagonistas o su descendencia, pueden quedarse tranquilos que no publicaré ninguna información que pueda resultarles adversa. Es más, el pariente que me lo solicite, le generaré una contraseña para ver en privado más información que la que publicaré en estas mismas páginas. Les daré más instrucciones muy pronto, espérenlas...

¿Por qué, lo de la "muerte civil"?
Armando Bo
Esta parte quizá sea la que más preocupe a muchos de ustedes: ¿acaso fue cometido algún crimen en esta casona o sus alrededores? No, realmente no fue cometido ningún crimen; al menos que yo lo sepa... en la realidad.

Diana Ingro
Pero existió un crimen en la ficción: es la llamada "muerte civil", objeto de la trama de la película del mismo nombre protagonizada por Armando Bó y Diana Ingro, filmada en 1954. Su director, Alberto D'Aversa, ha sabido elegir -seguramente por su esplendor- a esta mansión, para filmar la película Muerte Civil. Yo alcance a verla completa y me conmovió profundamente el drama que se desarrolla en ella.

A propósito de la película, ¿alguien tiene algún mural, un folleto o la cola de propaganda? Ruego a quienes lo tengan, me haga llegar una copia de este material, será muy apreciado aquí. Personalmente y toda nuestra comunidad de  parientes, amigos y lectores ocasionales; estarán infinitamente agradecidos.

Actualmente estoy preparando un importante documento que se va a ir armando y enriqueciendo a medida que vaya recibiendo más y más material; que tan gentilmente me están haciendo llegar ustedes, a quienes agradezco hasta el infinito.
__________
* cairel.
(Del cat. cairell).
m. Trozo de cristal labrado que adorna candelabros, arañas, etc.
.

5 comentarios:

RDVS dijo...

Conversando hoy con amigos, que conocieron personalmente esta casona, me comentaron que me faltó mencionar la existencia -al menos- de un gomero (árbol) enorme en la entrada al jardín.

Quizá se trate de un importante detalle que otorgaba una gran particularidad a este jardín. Y también me hablaron de una imponente reja que cubría todo el frente de la fachada. Pero nadie tenía ni una mísera foto, miren que estuve en la mismísima y prestigiosa Casa Gigli. Ellos, se justifican diciendo que "nunca hubo una razón valedera para filmar esta fachada".

En mi caminata matinal de hoy, aparte de mi infructuosa y afanosa búsqueda de datos sobre esta casona, saqué dos aleccionadoras conclusiones:

1. Tengo que conseguir un dictáfono y
2. Tengo que tener mi propia cámara fotográfica.

El primero es para poder tomar una gran cantidad de datos biográficos que cada amigo pueda aportarme oralmente (no existen documentos ni fotografías) y, la segunda, para tomar fotografías de vestigios edilicios que les comentaba y que pude descubrir con asombro en el predio del IOSEP. Por ejemplo está completamente intacta la edificación del portal de entrada a la mansión.

Pronto tendremos más cosas para mostrarles aquí...

RDVS dijo...

Independiente de la investigación documental y personal que estoy ejecutando sobre la historia íntima de esta propiedad, pude saber que originalmente esta mansión habría sido construida por Homero Manzi.
Éste, posteriormente emigró a la ciudad de Buenos Aires y mis parientes aprovecharon para comprarla.
Tendré que mirar un poco más profundamente...

RDVS dijo...

Ayer -por la tarde- conocí personalmente a Iver Corvalán, que fué el encargado de derribar el frondoso gomero que estaba a la entrada al jardín de la casona, cuando se iniciaron las obras de construcción de la Farmacia IOSEP.
Me contó muchas cosas interesantes, a propósito de mi visita al predio del Polideportivo del IOSEP, ubicado al sur y en las afueras de la ciudad.
Allí llegué porque alguien me sugirió que allí encontraría los vestigios del portón de rejas de la entrada de auto de la mansión.
No pude encontrar lamentablemente el portón de la reja, pero alguna pista de dónde se encuentra actualmenbte sí.
Les contaré más sobre ésto.

RDVS dijo...

Actualmente me encuentro abocado a conseguir las herramientas reales y virtuales que me permitan ir tras de los indicios históricos de la "misteriosa casona", para documentarlos debidamente. Ténganme un poco de paciencia ¿si?

RDVS dijo...

Ni casona ni mansión, arquitectónicamente se trataba de un chalet. Eso es lo que me dice un arquitecto amigo que vivió y conoció a la mansión, para poder contármelo.
Ocurre que la mayoría de las mansiones tienen al menos dos plantas, en este caso tenía solo la planta baja.
¿Habrás alguien que quiera definir el término "chalet" desde un enfoque arquitectónico?
Aclárenlo, por favor, en respuesta a este comentario; escribiendo aquí mismo.

Publicar un comentario

Escribe aquí tu comentario: